Los peligros de ver demasiado porno

La industria pornográfica es una de las más grandes, y las que más ingresos generan, como sirpornogratis. Esto se debe a la inmensa cantidad de usuarios que la consumen. Siempre ha estado mal vista, pero consumida en las sombras por mucha gente.

Parece inofensiva, pero la realidad es que tras varias investigaciones, se está comprobando que puede ser incluso peligrosa, especialmente consumida en exceso. Vamos a ver algunos de esos peligros descubiertos tras dichas investigaciones.

El riesgo de consumir porno de manera solitaria

Muchas personas usan el porno como sustituto, para cubrir las carencias que no pueden cubrir con otras personas, ya sea por una baja experiencia sexual, verlo entre relaciones, o incluso, verlo estando en pareja por sentirse insatisfechos sexualmente.

Un estudio en el Centro de Psicología del Ciclo Vital de Berlín, haciéndoles escáneres cerebrales a 64 hombres consumiendo porno en diversos rangos semanalmente, ha descubierto “una relación negativa entre la cantidad de horas que los sujetos veían porno y la cantidad de materia gris que se encontraba en el núcleo caudado (uno de los componentes de los ganglios basales, una zona del cerebro involucrada en el aprendizaje y la memoria)”, por lo que en cierta manera, se podría decir que consumir mucho porno reduce el cerebro.

En otra investigación realizada por la Universidad de Cambridge, se descubrió que el cerebro de aquellas personas que consumían una gran cantidad de porno, reaccionaba de la misma manera que lo hacen las personas adictas a las drogas. Además, provocaba otros problemas, como problemas para tener erecciones en pareja que sufrían el 50% de los participantes del estudio.

Los peligros de consumir porno en pareja

Es común en algunas parejas, consumir porno en algunos momentos de su relación, donde el apetito sexual pueda verse disminuido. Puede parecer algo inofensivo, quizás echarse unas risas con los escasos y absurdos diálogos, pero a la larga, y con un consumo continuado, puede provocar que muchas parejas tengan la necesidad de ver porno antes de realizar el acto sexual, o puede crearles baja autoestima e insatisfacción sexual.

La profesora en psicología en Harvard, Deirdre Barret, explica por qué los consumidores de porno de manera compulsiva, sufren un deterioro de sus relaciones sexuales en la vida real, bajo la teoría etológica de los “estímulos supernormales”: estímulos modificados artificialmente para ser más llamativos que provocan en el sujeto una respuesta más potente de la que está programado biológicamente. Barret explica dos patrones de conducta: uno, que los adictos al porno responden mejor ante una imagen erótica exagerada a través de la pantalla que al sexo real y cotidiano con la pareja; y dos, que a largo plazo, dichos individuos terminan por dejar de mostrar interés por sus relaciones sexuales y sentimentales.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *